domingo, 20 de diciembre de 2015

En el ojo de la tormenta

Amainó en 2015 el volumen de las voces apocalípticas que anunciaban el fin del libro, el fin de la lectura, el fin de las editoriales, y el mundo editorial padeció en silencio el reacomodo, el asentamiento natural de los cimientos y de las paredes después del terremoto. Acabamos el año en el mundo editorial de habla hispana con dos gigantes en pugna no tan sorda y un centenar de editoriales medianas y pequeñas que evidentemente se fortalecen a su sombra. Editoriales que, además, han aprendido a trabajar en grupo con alianzas más fluidas de las que se propusieron hace unos años y más eficientes, lideradas no por los editores sino por los escritores jóvenes, cada vez menos dispuestos a firmar contrato blindados con las grandes editoriales.
Se establece el circuito público de los escritores, de la misma manera como hace unos años las bandas musicales salieron de gira, tras el derrumbe de las grandes disqueras. Los autores están aprendiendo a conversar con su público y este cada vez se prepara mejor para encontrarse con sus escritores favoritos.
Pero no hemos visto el fin de los movimientos telúricos, y el mundo hispano exhibe un rezago cada vez más preocupante en el mundo digital. Un ejemplo: el año entrante, como sabemos, se celebran 400 años de la muerte de Shakespeare y de Cervantes. La Real Academia anunció en su página una edición conmemorativa que en realidad es una reedición de la edición de 2005 con varios estudios adicionales. Se puede ordenar por Amazon (aunque saldrá a la venta en enero en 2016) y vale diez dólares. Y no está disponible en edición digital. Tampoco está disponible la edicion de 2005. Y esta es solo la punta más visible de un iceberg contra el cual se estrellará inevitablemente la literatura en español, y la producción científica en español, y el pensamiento crítico en español, en particular el proveniente de España. Nosotros, en el patio trasero, tenemos otros horizontes hacia dónde mirar.
Un feliz año, lleno de palabras maravillosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada